El tratamiento de la morosidad

Escrito por || 10 noviembre, 2011 en Actualidad Económica - Sin comentarios

Resulta curioso analizar cómo se reacciona ante supuestos de morosidad. Lo más habitual es que nos pongamos a favor del deudor que ha dejado de pagar. Cuando una compañía de electricidad corta la luz a instalaciones de un ayuntamiento o cuando se produce un desahucio por impago de una hipoteca surgen movimientos ciudadanos de indignación y esta palabra la utilizo en un doble sentido. Si el acreedor es un banco, lo que se produce en la mayoría de las ocasiones, la reacción es todavía más contundente.

Surgen propuestas de políticos para aliviar la situación del deudor, como la dación en pago del inmueble hipotecado, que va en contra de un principio básico en nuestro derecho, que es el de la responsabilidad patrimonial universal. También hay sentencias judiciales que interpretan las normas de una manera claramente favorable hacia esta parte. Cuando se producen concursos de acreedores, solo los retrasos introducen costes muy onerosos a los acreedores.

En términos bancarios, la situación actual de crisis se traduce en morosidad. Todos impagan, desde los particulares a los empresarios, pasando por las administraciones públicas, hasta un Estado integrado en el euro. El coste que soporta el sistema bancario es excesivo y es la base la actual restricción crediticia, que a su vez explica muchos de los problemas que nos aquejan.

Al analizar el problema de las relaciones entre acreedor y deudor en situaciones de morosidad, es claro que hay que dar salidas al deudor para que esa difícil situación por la que está pasando no le suponga una carga imposible para el resto de su vida. Pero también hay que ponerse en la situación del acreedor, que cumple un papel esencial en la economía y que debe estar protegido. La sociedad tiene que aceptar que los valores de la seriedad y responsabilidad son básicos y así se deben interpretar las normas. Ahora bien, incorporarlos a las normas legales debe ser difícil.

 

Deja un comentario

No soy un robot *