Cómo elaborar un Plan de Inversión

Escrito por || 28 noviembre, 2011 en Financiación - Sin comentarios

En la puesta en marcha de un negocio es primordial la elaboración de un plan de inversión. Se trata de enumerar y cuantificar todas las inversiones necesarias para el arranque de la empresa.

Las partidas más usuales son las reformas o el equipamiento, pero hay un par de aspectos importantes que algunos emprendedores pasan por alto en la elaboración de este plan de inversión.

Uno de ellos es la necesidad de fianzas asociadas al alquiler del local de actividad: hay que contar con una determinada cantidad que queda inmovilizada en manos del arrendador, y sin la cual el negocio no puede ponerse en marcha; análogo es el aval ante arrendador que garantiza un número determinado de mensualidades de renta: las entidades financieras suelen concederlo pidiendo a cambio una pignoración, es decir, una inmovilización de recursos que incrementa las necesidades de fondos en la primera fase del negocio.

Otro aspecto que se suele pasar por alto es la necesidad de una determinada cantidad destinada a activo circulante: no sólo encaminado a adquirir existencias, sino también a una dotación de tesorería que permita afrontar pagos de alquiler o nóminas sin necesidad de que el negocio funcione al 100% desde el inicio, cosa que probablemente no sucederá ni en un escenario muy optimista.

Conocedor de ambos problemas, Avalmadrid puede facilitar la concesión de un aval ante arrendador que, en la mayoría de los casos, no lleva asociada pignoración alguna, y en caso de llevarla, nunca llega al 100% del importe avalado, ofreciendo una ventaja comparativa con respecto a la actuación generalizada del sistema financiero.

En cuanto al segundo aspecto, Avalmadrid permite financiación para emprendedores que incluye unos meses de gastos de circulante, permitiendo que los negocios afronten sus gastos aunque se encuentren en un momento tan difícil como es el arranque de los mismos.

 

Deja un comentario

No soy un robot *