Planes básicos de continuidad de tu negocio (IV)

Escrito por || 7 diciembre, 2011 en Emprendedores, PYMES - Sin comentarios

Tras haber visto en anteriores post las medidas técnicas y organizativas a tener en cuenta a la hora de diseñar un Plan básico de continuidad de tu negocio o empresa, en este artículo desglosaremos las distintas medidas humanas a implementar o coordinar con los recursos humanos que dispone tu organización. Destacamos que tal vez es la parte más sensible, puesto que hay muchos factores que determinarán el correcto funcionamiento de una medida en que interviene una persona, como es la comprensión de la medida a tomar, sensaciones, sentimientos y temores de cada ser humano, etc. Para ello, lo primordial es el primer punto:

  • Formación: Las instrucciones dadas en el momento en que sucede una catástrofe no suelen ser efectivas, y todos somos conscientes que no hay nada mejor que haber diseñado con tu personal (sea 1 empleado o 100) la distinta casuística que puedes sufrir en tu empresa. ¿Sabe tu personal dónde están las salidas de emergencia, las copias de seguridad, extintores, etc.? ¿Saben utilizar los medios que previamente has implantado? ¿Disponen de un directorio telefónico donde acudir ante cualquier imprevisto, incidencia o emergencia? Todas las instrucciones o medidas deben ir acompañados de simulacros o ensayos periódicos para estar bien preparados. Probablemente esos minutos dedicados a ensayar una posible emergencia sea de las mejores inversiones que puedes realizar.
  • Designación de responsable: Todos los miembros de la organización deben tener claramente identificado quién es el responsable en caso de emergencia o incidencia en tu negocio o empresa. Dicha persona debe ser, siempre que sea posible, quien ha participado activamente en la concepción, desarrollo y aplicación del Plan de continuidad, conoce todos los entresijos de las medidas técnicas y organizativas que has implantado, y está en condiciones de tomar decisiones.
  • Tareas individuales: En el día a día de la empresa, cada persona debe ser consciente de las tareas que se le han encomendado dentro del Plan, por ejemplo, debe haber un responsable de copias de seguridad de la información, que debe reportar al responsable cuando haya algún tipo de anomalía al respecto, así como informar regularmente sobre el estado y capacidad de la empresa de poder recuperar la información. Cada miembro es fundamental para el debido cumplimiento del Plan.

En definitiva, valora cada parte de tu empresa, sensibiliza a todo tu personal y comienza, con la inversión justa y necesaria a implantar las medidas técnicas, organizativas y humanas que te hagan minimizar los riesgos.

 

Deja un comentario

No soy un robot *