¿Son efectivas las nuevas medidas del Banco Central Europeo?

Escrito por || 12 diciembre, 2011 en Actualidad Económica - Sin comentarios

El Banco Central Europeo acaba de adoptar tres medidas: bajar los tipos de interés 25 puntos básicos, abrir crédito a los bancos a tres años y negar la posibilidad de compras masivas de deuda pública. Las dos primeras tienen el objetivo común de facilitar financiación a los bancos de la zona euro. Analicemos críticamente cada una de estas medidas.

La bajada de tipos de interés hasta el 1% tendrá poca repercusión práctica. Se trata de las facilidades de crédito a corto plazo que el Banco Central Europeo da a los bancos de la zona euro. Es cierto que influye en el precio del crédito que pagan administraciones públicas, empresas y familias, pero en estos tienen más importancia otros elementos, como situación del mercado de depósitos bancarios, facilidades mayoristas y primas de riesgo. Por ello, no pensamos que se vaya a producir una rebaja apreciable del coste del crédito.

El segundo anuncio es la celebración de dos subastas de préstamos a tres años, en este mes de diciembre y en el próximo febrero, siempre a los bancos de la zona euro. Esta sí es una magnífica noticia, que tendrá repercusiones prácticas, ya que permite a la banca que acuda a las subastas una mayor capacidad de planificación financiera. Responde al enorme problema de los vencimientos de 2012, con unos mercados mayoristas totalmente cerrados. Además, esta medida viene acompañada de la ampliación de los activos susceptible de pignoración.

El tercer anuncio es la negación de compras masivas de deuda pública de los países con problemas, los llamados periféricos. En nuestra opinión, también es muy positivo, porque introduce racionalidad y ortodoxia a los mercados de deuda. Los bancos centrales tienen como labor principal el control de las magnitudes monetarias para garantizar que existirá el necesario flujo de dinero para realizar los pagos, controlando la inflación. En esta labor, son prestadores de última instancia del sistema bancario, pero de nadie más. Podemos imaginar lo que hubiera pasado si prestase sin límites a gobiernos poco serios de la zona euro.

Resumiendo: medidas positivas que aumentarán el prestigio de esta institución. La pregunta de si esto va a conseguir que el crédito llegue a la pyme hay que responderla negativamente, pero sí es un paso necesario. Más importancia tiene la noticia de las necesidades de capitalización de la banca europea, donde la banca española sale mal parada. El Banco Central Europeo ayuda a solucionar el problema de la falta de liquidez, que es su labor. El de la solvencia va por otro lado.

 

Deja un comentario

No soy un robot *