Cuentas bancarias en divisas para tu negocio

Escrito por || 14 diciembre, 2011 en Actualidad Económica, Inversiones, PYMES - Sin comentarios

En muchas ocasiones hemos oído de empresas que manejan con su entidad bancaria de toda la vida, además de cuentas en euros, cuentas bancarias en divisas, algo que en muchas ocasiones se asocia únicamente a grandes corporaciones, pero que hoy por hoy, con la fácil operativa bancaria que existe, y las posibilidades que las entidades bancarias dan, se ha convertido en algo frecuente incluso para autónomos o PYMES. ¿De qué se trata una cuenta bancaria en divisas? Consiste en una cuenta corriente que se constituye en una entidad bancaria (mencionar que la gran mayoría de cajas y bancos en España lo permite) referenciada a una divisa distinta al euro y admitida a cotización en el mercado financiero español. Las divisas más habituales y sobre las que se suelen abrir cuentas bancarias son el Dólar USA, la Libra Esterlina, el Franco Suizo y el Yen Japonés, si bien, en este momento son muchas más las admitidas a cotización por el Banco de España.

El objetivo de tener una cuenta bancaria en divisas es poder gestionar la tesorería en dicha divisa mediante cheques o transferencias, o incluso disponer su propio talonario y poder gestionar así los cobros y pagos con clientes o proveedores que se manejen en dicha moneda. De este modo se elimina por completo el riesgo de fluctuación de los tipos de cambio, sobre todo buscando una mayor estabilidad financiera en cuanto a previsiones. Así, cuando reciba transferencias o ingresos en la divisa de la cuenta, puede mantener el saldo en la moneda de origen y utilizarla para realizar sus pagos sin tener que volver a negociar el cambio de la divisa, es decir, se reduce el llamado entre economistas “riesgo divisa”.

No solamente hay empresas o autónomos que utilizan este producto financiero con el fin de recibir o realizar pagos en sus importaciones o exportaciones (bien sean de bienes o servicios), sino que hay quien utiliza estas cuentas bancarias en divisas con el objetivo de diversificar su patrimonio o manejar sus excedentes de tesorería, pues debemos recordar que hay muchos otros servicios bancarios que se pueden negociar en divisas (depósitos, fondos de inversión, pagarés, etc.). Sin duda, que si su empresa o negocio mantiene algún tipo de relación con el extranjero puede ser una excelente alternativa a tener en cuenta.

 

Deja un comentario

No soy un robot *