Cómo externalizar en tiempos de crisis

Escrito por || 24 enero, 2012 en Actualidad Económica - 2 comentarios

Las tecnologías de la información han permitido que parte del trabajo de las empresas se pueda realizar en diferentes lugares, y más aún, que sea hecho por otras empresas especializadas a un coste menor. Externalizar servicios como la contabilidad, producción, atención al cliente, marketing, área comercial o sistemas, disminuyen el riesgo de los emprendedores, negocios y empresas. Se han acuñado en estos últimos años conceptos que determinan la distancia de la empresa a la que se presta el servicio respecto a la empresa prestataria del servicio, siendo el “nearshore” una externalización en el mismo país o regiones aledañas, mientras que el “offshore” alude a una distancia mucho mayor, en cualquier parte del globo.

Como en cualquier decisión de este calibre, debemos gestionar y minimizar el riesgo, los trámites jurídicos y las negociaciones. Estos tres factores son determinantes. ¿Hasta qué grado podemos externalizar un departamento? Depende en gran manera de la confianza que tengamos en nuestro proveedor. Aunque la historia está llena de malas experiencias, es determinante seguir ciertos pasos para reducir las posibilidades de fracaso.

1.       Legal: Un buen contrato es fundamental, donde se incluyan las obligaciones y derechos de cada parte, horarios y jornadas de trabajo, costes (matizando la divisa), duración, protección de datos, propiedad intelectual e industrial, fuero aplicable en caso de conflicto, y lo más importante, un detalle pormenorizado de las tareas a realizar.

2.       Calidad: Cuando vamos a hacer “outsourcing”, aspectos previos como las certificaciones de calidad, o un seguimiento continuo de la misma (incidencias, no conformidades, validaciones, etc.), pueden hacernos detectar desviaciones en el servicio con respecto a lo pactado previamente.

3.       Alternativas: ¿O lo llamamos “plan B”? Como prefieras. Son tantas las casuísticas que es muy recomendable el tener más proveedores previstos para simultanear la externalización entre dos o más empresas, y en caso de decidir que dejamos de trabajar con uno de ellos, el poder acudir a otra empresa en el menor tiempo posible y con las mayores garantías.

2 comentarios || "Cómo externalizar en tiempos de crisis"

  1. cofike 9 marzo, 2013 a las ·

    Es especialmente importante analizar si lo que se quiere externalizar es estratégico o no. Algunas cosas parecen imposibles de externalizar pero son simples prejuicios, y otras que se veían como anodinas resultan fundamentales para la buena marcha del negocio.

    Por lo tanto, cada proceso tiene que ser revisado en detalle, con los riesgos asociados y posibles soluciones.

    • Avalmadrid 11 marzo, 2013 a las ·

      Muchas gracias por su comentario, con el que no podemos estar más de acuerdo.
      Un saludo

Los comentarios no están disponibles para esta entrada.