¿Por qué no solicita el Gobierno el rescate?

Escrito por || 23 octubre, 2012 en Actualidad Económica - Comentarios desactivados en ¿Por qué no solicita el Gobierno el rescate?

Desde muchas instancias, publicas extranjeras y privadas españolas, vemos presiones para que el Gobierno español solicite formalmente el rescate. Además, después de que el Banco Central Europeo (BCE) aprobase en septiembre la compra masiva de Deuda Pública, siempre que el país emisor lo solicitase y aprobase las condiciones que se le impusiesen, el rescate se ha puesto algo más sencillo.

Es interesante analizar las razones que están detrás de las presiones a favor y de las reticencias de nuestro gobierno para solicitarlo.

Es desde el ámbito privado, principalmente empresarial y, sobre todo, bancario, donde más se apoya el rescate. Este supone que se abren las puertas a la financiación al margen de los mercados financieros, rebajando sensiblemente su coste. Aunque quien se financia es el Gobierno, la rebaja de la prima de riesgo beneficia al resto de los agentes económicos, sobre todo a los bancos, que mejoran su acceso a los mercados mayoristas. La aprobación de las condiciones que se impongan, que pueden llegar a ser duras, mejoran la percepción sobre el repago de esa deuda, lo que además viene apoyado por la propia línea de rescate.

Con estos efectos tan positivos, ¿por qué el Gobierno no lo solicita? El Presidente del Gobierno alega que no conoce las condiciones del mismo. Sin embargo, los analistas políticos apuntan a efectos colaterales, sobre todo reputacionales. Parece que se identifica como la aceptación de un fracaso: como no somos capaces de financiarnos por nosotros mismos, tenemos que acudir a ayudas extraordinarias. Además, la pérdida de autonomía sería muy notable, correspondiendo al Gobierno la ejecución de las decisiones de política económica que han tomado otros (Fondo Monetario Internacional, BCE y Comisión Europea).

El mero anuncio de las facilidades del BCE y la ausencia de problemas constitucionales en Alemania han provocado que la prima de riesgo baje naturalmente, retrasando la necesidad del rescate. Ahora bien, la situación sigue siendo muy frágil. Ayer se volvió a admitir una subida del déficit de 2011 al 9,4%, ¡a finales de octubre del año siguiente! Lógicamente la prima de riesgo ha vuelto a subir. Parece evidente que el Gobierno no va a solicitar el rescate a no ser que de verdad se le cierren las puertas de los mercados, lo que puede ocurrir en cualquier momento.

Los comentarios no están disponibles.