Nuevas reformas para mejorar la financiación de las empresas

Escrito por || 7 marzo, 2013 en PYMES - Comentarios desactivados en Nuevas reformas para mejorar la financiación de las empresas

Recientemente el Gobierno ha modificado la ley de Sociedades de Capital y la ley del Mercado de Valores, con el objeto de favorecer la emisión de deuda por las empresas en los mercados de valores. Para ello ha eliminando la limitación de que los valores que emita una empresa reconociendo deuda (pagarés, bonos y obligaciones) no pueden superar la cuantía de sus recursos propios (capital y reservas). Hasta ahora una empresa se podía endeudar con crédito bancario sin límites pero no lo podía hacer emitiendo valores, lo que no tiene mucho sentido.

Para evitar que estos valores vayan al ahorrador particular, lo que siempre está sujeto a una especial vigilancia de los supervisores, las nuevas emisiones no limitadas solo podrán dirigirse a inversores cualificados o profesionales o tener un valor unitario o una inversión mínima de 100.000 euros.

Parece que el gobierno asume que la escasez del crédito bancario no es coyuntural, por lo que hay que buscar vías alternativas de financiación de la economía española. Estas solo pueden venir por el desarrollo de los mercados de valores, siguiendo el modelo anglosajón. En toda la Europa euro, la banca cubría el 90 % de las necesidades, lo que se ha demostrado que es muy peligroso, ya que si en un momento supuso una enorme inflación de crédito, origen de la burbuja inmobiliaria, en estos años de crisis ha sido lo contrario. Esta contracción del crédito de los últimos 5 años es la causa de la caída de la actividad económica y del paro. En España y en la Europa del euro hemos ido contra la sabiduría popular, poniendo casi todos los huevos en la misma cesta.

La facilidad del crédito bancario en los años de bonanza provocó que se abandonase el mercado de valores, sobre todo en lo que a renta fija se refiere. El problema es que ahora que necesitamos un mercado más potente, tenemos que ser conscientes que no se desarrolla de la noche a la mañana. Llevará años y, mientras tanto, hay que encontrar soluciones coyunturales, porque las necesidades están aquí.

Las SGR deberán jugar un papel esencial en este nuevo modelo y en el tránsito hacia el mismo, ya que un aval líquido a primer requerimiento de una entidad solvente y reguladao será decisivo para la aceptación de estos productos financieros.

Los comentarios no están disponibles.