¿Por qué el crowdlending no termina de funcionar en España?

Hay ciertos negocios que aunque están despegando y asentándose en otros países, no terminan de consolidarse en España. Un claro ejemplo son las plataformas de crowdlending, modalidad derivada del crowdfunding que ofrece financiación a particulares o empresas mediante las aportaciones que hacen pequeños inversores en su mayoría. ¿Por qué no termina de funcionar este modelo en nuestro país? Hay varias claves a tener en cuenta:

money-453771_640

  • Dudas por parte de los inversores: El inversor español es tradicional, y a esto añadimos que los préstamos por crowdlending no tienen coberturas que proteja la inversión, tal como el Fondo de Garantía de Depósitos, que sí protege diversos productos financieros, como los depósitos.
  • Tipos de interés bajos: Los bancos ejercen de dura competencia, pues con los tipos de interés tan bajos, el precio del dinero a financiar en las entidades bancarias es bajo, incluso a veces similar a los tipos de interés de las plataformas de crowdlending.
  • Estructura limitada: Debido a que son empresas relativamente nuevas, y con una estructura no muy amplia detrás, deben invertir muchos recursos en darse a conocer, y el coste de consecución de nuevos inversores es muy alto.

Estas y otras razones tal vez expliquen que el momento puede no ser el indicado, aunque es previsible que estos modelos de financiación acaben por implantarse de forma estable, como ha sucedido en otros países, y que hayan llegado para quedarse.

Un comentario || "¿Por qué el crowdlending no termina de funcionar en España?"

  1. Andrea 22 agosto, 2017 a las · Responder

    En España empezó Comunitae en 2009 (hace 8 años) y mucha gente acabó quemada con ellos por múltiples razones. Me se ocurre como una razón más.

Deja un comentario

No soy un robot *