¿Deben los autónomos justificar todos sus gastos al tributar?

Escrito por || 9 agosto, 2017 en Emprendedores - Sin comentarios

Autónomos

Los autónomos, independientemente del régimen al que estén adscritos, deben soportar desde el inicio de su actividad una alta carga impositiva, más allá de la cuota mensual que abonan a la Seguridad Social, independientemente de lo que facturen o del beneficio que su actividad les reporte. Al tributar, deben calcular el beneficio restando los gastos propios de la actividad a los ingresos generados en el periodo concreto que estén declarando.

El ser escrupuloso al declarar los ingresos y gastos, es muy importante y forma parte de un ejercicio responsable como ciudadano y empresario. Sin embargo, dentro de la legalidad, con el fin de mejorar el balance, disponen de una partida que no muchos aplican, conocida como los gastos de difícil justificación, que permite deducir un 5% de los beneficios sin la necesidad de presentar justificación alguna. ¿Por qué? Hay ocasiones en las que no es posible justificar debidamente un gasto, bien porque no nos han dado recibo o factura, o porque el pago ha sido en efectivo por gastos menores, o debido a que se haya extraviado.

En estos casos descritos, se puede aplicar ese 5% directamente en el momento de realizar el modelo 130 deI IRPF (Empresarios y profesionales en Estimación Directa). Eso sí, solo se puede aplicar si la facturación del autónomo es inferior a los 600.000 euros anuales, y siempre que los gastos de difícil justificación sean inferiores a los 2.000 euros dentro del ejercicio y en cada actividad económica que declare. Esto da un pequeño margen para mejorar tus beneficios y la rentabilidad de tu actividad.

Deja un comentario

No soy un robot *