Disciplina: Cómo conseguir trabajar desde casa y no morir en el intento

Escrito por || 14 agosto, 2018 en Emprendedores - Sin comentarios

disciplina trajar desde casa
En varias ocasiones hemos manifestado en este blog que el panorama de muchos empresarios y emprendedores ha cambiado. En los muchos planes de negocio que recibimos en Avalmadrid nos encontramos con la ausencia de partidas presupuestarias destinadas a oficinas o locales, algo que hace tiempo hubiera sido impensable. Ahora que el concepto teletrabajo está arraigando tanto en una nueva generación de empresarios, nuestro artículo de hoy va dirigido a saber gestionar de la mejor manera este desafío, el de distintos aspectos a tener en cuenta si decides trabajar desde tu hogar.

Es importante valorar la comodidad que supone trabajar desde casa, sin embargo, la disciplina es importante. Tal vez pienses que pequeñas interrupciones para ir al sofá, para bajar a comprar algo al supermercado, o levantarte varias veces para picar algo en la nevera no supone nada negativo, pero está demostrado que penaliza la concentración y la productividad. Por eso, asegúrate de tener horarios fijos, tanto para comenzar tu jornada, como para los distintos descansos que hagas, así como para finalizar tu día laboral. Pero la disciplina va más allá. El tener el ordenador o la tablet a tu alcance hace que exista el riesgo de no desconectar nunca, y que tu correo electrónico profesional sea lo primero que ves a primera hora, y lo último que ves antes de cerrar los ojos. Si te sucede eso, toma medidas. Debes marcar muy bien tu parcela personal.

Por otro lado, la disciplina va también por el lugar que escogerás para trabajar. No hay una norma fija, pero no es muy conveniente escoger de forma permanente el sofá, o la terraza, o lugares que puedan poner en riesgo el que tu mente y cuerpo estén despejados para producir el máximo. Debes habituarte a tener tu “espacio” dentro de tu casa, vinculado al trabajo en exclusiva. Igualmente, hasta tu atuendo personal debe acompañar. Suena muy bien el trabajar en pijama, pero el exceso de confort puede jugarte malas pasadas. Aunque es un privilegio trabajar desde casa, puede ser tu perdición si no eres suficientemente disciplinado y firme. Si así lo haces, verás que la ventajas compensan los esfuerzos.

Deja un comentario

No soy un robot *