Fracaso y emprendimiento

Escrito por || 18 junio, 2019 en Emprendedores - Sin comentarios

fracaso y emprendimiento

No tiene por qué ser necesariamente una quiebra empresarial la que defina el término “fracaso“. Existe la cultura de que empresas grandes, multinacionales y prósperas siempre son exitosas y que, por otro lado, empresas en pérdidas o pequeñas son reflejo de un fracaso. Y no es así. Un fracaso, en ocasiones llega a ser una expectativa que no se cumple, sin más, y que llega a afectar a veces emocional e intelectualmente los pilares del negocio. ¿Y de qué se compone un proyecto empresarial, si no es en base a expectativas? No existe un emprendedor o un empresario que no tenga en su haber una expectativa, un proyecto, un producto o un sueño que no pudo hacerse realidad o completarse como tenía ideado. Y es que la experimentación y la investigación deben ser parte de una empresa o de un negocio, y siempre se juega con un factor de incertidumbre: no saber si va a funcionar.

Un pequeño fracaso, o un gran fracaso que suponga el cierre de tu empresa no tiene por qué derrumbar tus aspiraciones profesionales. Todo emprendedor tiene, además de inteligencia, una gran capacidad de esfuerzo y también perseverancia. Y junto a ello, está la clave que nos debe hacer reflexionar: el aprendizaje. ¿Qué he aprendido de este proyecto que no funcionó? ¿Qué me ha enseñado esta decisión que tomé cuando pensaba que era la mejor, y resultó no ser tan buena? ¿Podría haber hecho las cosas de otro modo? Si volviera a hacerlo, ¿qué cambiaría? Ese es el verdadero papel que juega el fracaso en el emprendimiento, el llegar regalarnos la oportunidad de conseguir la excelencia por nuestras decisiones.

Los comentarios no están disponibles.